El rol de la programación es, sin duda, una búsqueda intensa, minuciosa y muchas veces invisible. Detrás de cada grilla de contenidos hay meses y meses de trabajo de visualización, de selección, de avanzar y retroceder constantemente. Es por este motivo que decidimos abrir el ciclo de entrevistas en texto con Camila Acosta, programadora de nuestro festival para que nos cuente cómo ha empezado su experiencia eligiendo películas para otrxs.

¿Cómo es trabajar en el rol de  programadora en un Festival como el FAVEPP?

Es super enriquecedor acompañar el crecimiento de un proyecto como FAVEPP, ya que desde el momento uno le dimos nuestra impronta y decidimos como queremos que sea, nadie nos dijo como se hace un festival, simplemente de la experiencia de cada une fuimos armando lo que hoy es y así también va evolucionando, todo el tiempo surgen nuevas propuestas y nos vamos adaptando a ellas, siempre pensando en las mejores opciones para que el equipo y el festival funcionen.

¿Cómo se viene organizando la modalidad de proyección para la edición 2021?

Este año la idea es hacer una semana virtual los primeros días y presencial el fin de semana,  la competencia la realizaremos de forma virtual; tenemos la iniciativa de alojar las obras en una plataforma y que el público pueda ingresar a ver en el momento que quiera y pueda votar. Les ganadores se darán a conocer durante las jornadas presenciales; además, vamos a realizar transmisiones en vivo. Y respecto al equipo que visualiza las pelis para la selección del material que va a los certámenes, este año somos 4 personas. En esta tarea me acompañan Aimará Schwieters, Gabriela Sanabria y Charlie Terribile.

¿Qué es lo que más te gusta de ser programadora?

Lo que más me gusta es poder compartir mi mirada a través de las películas o cortometrajes que creo que deben ser visibilizados por diferentes razones, ya sea por la narrativa, la estética, la temática, etc. Hace varios años hago ciclos o muestras con producciones que ya las conocía por eso las elegía para proyectar, pero desde que abrimos la convocatoria en el FAVEPP tuve la oportunidad de encontrarme con muchísimo material desconocido, películas cortos y medios que jamás había visto, creo que eso fue lo más lindo de esta experiencia, el poder encontrarme con muchísimas historias nuevas y tener la responsabilidad de poder elegirlas y compartirlas con el público.

¿Cuáles son tus criterios cómo programadora del FAVEPP? ¿Qué buscás a la hora de armar tus esquemas de programación? 

Este es el tercer año que me dedico al diseño de la programación del festival, siempre busco que sea lo más abarcativo posible, que el contenido que se programe tenga espacio para todas las edades pensando desde les más niñes a les más grandes. El año pasado en la competencia hubieron materiales para niñes, pero creo que faltó hacer énfasis en la difusión; la idea es mantener eso y también incluir otros tipos de realizaciones, como las animaciones, experimentales, etc. Este año vamos con una propuesta nueva de cine accesible, es un espacio que estamos armando junto con otras organizaciones, son propuestas que se van sumando, siempre apuntado a que todes puedan disfrutar de una obra audiovisual, pensando siempre en los diferentes espectadores.

Pienso entonces, que si no tenés grandes restricciones a la hora de elegir la película; sí, quizás, a la hora de pensar qué película va a tal o cual lugar… ¿cómo definís el orden?

El año pasado fuimos un equipo de cinco personas que nos encargamos de visualizar y seleccionar el material, una vez seleccionadas las cinco películas, yo me encargue de organizar la programación y  distribuirlas según el contenido que había durante todos los días , también pensando en el impacto que iba a tener en el público, pienso que no es lo mismo abrir el festival con una película de una banda musical del litoral (que fue un éxito el día de su proyección) , que comenzar con la historia de una mujer trans que llegó a tener 95 años, no porque sea mejor película o no, sino por la temática que aborda, una temática tan fuerte que necesita ser visibilizada y creo que esos detalles, dieron fuerza a las características de nuestra programación.

¿Cuál es la relación del festival con los otros festivales? ¿Cómo se piensa la programación en relación con los otros festivales? Teniendo en cuenta las particularidad y la identidad del FAVEPP.

Creo que la relación con los otros festivales es que lo realizamos en la misma provincia y todes tenemos la intención de visibilizar contenido de nuestra región y fortalecer lazos con los países hermanes, pero la particularidad de nuestro festival es que en esencia se pensó para el espacio público y además está compuesto por un equipo autoconvocado, en el que predominan mujeres y diversidades y creo que el alma de ese equipo se ve reflejado en la programación, que elige contenidos, con perspectiva de género, visibilizando las preocupaciones de nuestro tiempo y todo lo que sume para hacernos una sociedad más igualitaria.

Y cómo espectadora ¿cuáles fueron las cosas que te formaron?

Creo que como espectadora me estoy formando constantemente, el acceso a internet a las redes sociales y a las diferentes plataformas hacen que eso sea posible. Siempre estoy a la expectativa de las nuevas producciones que van surgiendo, así también tengo mis directoras y directores favoritos, me gusta ver varias veces las mismas películas, porque siempre que las vuelvo a ver descubro algo nuevo y me transmiten algo diferente.

En la edición anterior, ¿cuántas películas tuvieron que visualizar y cuántas quedaron?

Llegaron 153 películas, entre ellas había cortometrajes mediometrajes y largometrajes.

Quedaron seleccionados: 49 Cortometrajes y mediometrajes y 5 largometrajes. Estuvimos 3 meses mirando contenidos que resultaron de gran impacto.

Esa adrenalina que se siente en la sala cuando se abre la programación del día, cómo se vivió desde la virtualidad? el chat abierto en vivo, el vértigo del internet, etc.

El año pasado fue una experiencia inédita para mí, haber estado detrás de la transmisión, super emocionante el momento en el que se comenzaba a transmitir, éramos un equipo de cinco personas compartiendo esa adrenalina de estar en vivo, deseando que no se corte, que todo funcione, sintiendo la responsabilidad de que el festival ocurra y que el cine llegue a sus pantallas.

 El chat era lo más lindo, fue lo que nos conectaba con les espectadores, que compartían sus emociones después de cada proyección haciéndonos saber que estaban ahí del otro lado, brindándonos su apoyo, fue súper importante que eso exista, ya que era el único medio de interacción que teníamos.

Para terminar: ¿tenés algún deseo, asunto pendiente o proyección con el FAVEPP?

Deseo que el festival perdure por muchos años y siga evolucionando de una manera amorosa y armoniosa desde el equipo que lo conforma, que traspase las fronteras y que se expanda a todos los rincones de este planeta, ya que la virtualidad hoy nos da esa posibilidad.

Te gusto? Compartilo en tus redes sociales