El encuentro, a modo de conversatorio sobre “La construcción del género en las obras audiovisuales, situación actual y desafíos” se dio de manera virtual,  moderado por Yann López, Licenciada en Comunicación Social, especializada en tratamientos comunicacionales respetuosos de las identidades y orientaciones sexuales, docente y Presidenta de la ONG Somos Diverses, entre Ana Ivanova, actriz de cine, teatro y televisión, escritora de teatro, prosa y poesía, docente, gestora cultural y estudiante de la carrera de Filosofía en la Universidad Nacional de Asunción, Diego Trerotola , Crítico de cine, activista queer, docente y programador, director de Asterisco Festival Internacional de Cine LGBTIQ+, Sergio Acosta, guionista, productor y director de cine y contenidos audiovisuales y Rodri Barboza, teatrista, gestor cultural, intérprete, dramaturgx, performer y directorx, estudiante avanzade de la Licenciatura en Dirección Escénica de la Universidad Nacional de las Artes.

La moderadora dio inicio a la charla, dejando abierto el espacio para que las personas participantes compartieran su experiencia y reflexión. Tomó la palabra Ana Ivanova, haciendo una observación puntual: siempre estamos narrando. Puso la atención, inmediatamente en los papeles que interpreta con frecuencia, desde miradas estereotipadas del rol y el placer de la mujer, sintiendo la falta de oportunidad para humanizar a estos personajes debido a resistencias. “Todas las madres que encarne sufren, una madre es una mujer que sufre, difícilmente le gusta el sexo y es católica. Propongo que la prostituta tenga algo de madre y la madre algo de prostituta y se bloquean. Se nota resistencia cuando se busca abordar el personaje desde otra perspectiva.”

Se propuso pensar en cómo el género, en función de una convención sociocultural determina el modo de ser, actuar, el tipo de rol social y sexual que se adquiere y cómo ésta construcción permanente narra desde una identidad y orientación a los personajes.

Diego Trerotola habló de la perspectiva que adopta el Festival Asterisco, describiéndola como un lugar de aglutinación de distintas miradas con formas diversas de construcción. “Un festival es una política de pensar la representación como lugar de multiplicidad”. Diego invitó a transgredir los géneros en todo sentido, también los cinematográficos y a diversificar las formas de representación de los géneros y los roles que asumen: “Al cine lgbtiq+ no se le tiene que restringir que sea de uno o dos temas, que sea del tema que quiera la gente lgbtiq+”. El director del festival contó que Asterisco propone como misión un lugar de búsqueda zigzagueante, de movimiento, entendiendo a los géneros como espacios de movilidad, una forma de construcción permanente que no los cristaliza.

Sergio Acosta compartió su experiencia en la construcción semiótica de personajes en la serie lgbtiq+ “Todo Lo Que Me Gusta”, en la que pone en situación a un personaje heterosexual que se enamora de un compañero de trabajo; historia que surge, cuenta, como necesidad propia de narrar desde la diversidad y, a partir de la tragicomedia, poner en cuestión la sexualidad en misiones y la región NEA.

“…tiene que ver con los guiones, pero también con productores y productoras, directores y directoras, todos estamos en un proceso de deconstrucción. Es un camino y un proceso de aprendizaje, en principio con la misión de no estereotipar”

Se reflexionó sobre la construcción de contenido y representación y los diferentes públicos receptores, a lo que Rodri Barboza aportó su inclinación por construir desde el humor, que permite hablar de ciertas cosas y dinamitar desde otro lugar y la necesidad de tener paciencia para educar, no solo al público sino también a quienes producen u observan alejados de nuevas lógicas: “cuando hablamos de algo que ya está políticamente cristalizado, hay un parámetro claro de lo que es correcto e incorrecto, hay una cancha marcada. Cuando se habla desde un formato no establecido, hay algo que no está claro y se tiende a opinar desde el odio”

El cruce en esta charla fue sumamente rico y dejó ideas claras desde las que construir nuevos espacios de reflexión: humanizar a los personajes, narrar desde otros lugares, permitir que las diferentes áreas de trabajo se crucen, desde el guión a los intérpretes y la dirección, trabajar en conjunto para que las representaciones no sean meras figuritas repetidas que no aportan miradas sensibles, abrir el juego a co crear con actores y actrices. Encontrar las voces que nos interpelan y ponernos en lugar de cuestionamiento.

“El territorio es un espacio de lucha en el que uno tiene que abrir la mirada (…) tengo esperanza en el recambio generacional, como docente veo una generación que viene con otro chip, ya habla de salud mental e identidad y diversidad sexual en sus guiones, nacieron con una discusión en la mesa, tienen un compromiso distinto” (Sergio Acosta)

Yann López, para cerrar, hizo un balance de la charla destacando que se hayan compartido herramientas para superar un histórico binarismo en el que se suele caer y al que se puede combatir hablando de pluralidades de ser, saliendo de producir desde lo lgbtiq+ para lgbtiq+, teniendo la garantía de poder decir como se quiere: “Compartimos algunas pautas y queda un camino mucho más profundo en el que vamos a obtener más herramientas. Con la experiencia se va generando aprendizaje, no solo tiene que ver con teoría, sino con este campo empírico desde el que día a día vemos la cotidianidad de las cosas”