Ayer, martes 14 de diciembre arrancó el FAVEPP, Festival Audiovisual El Parque Paraguayo, con la proyección de las competencias internacionales de cortometrajes, mediometrajes y largometrajes a las que precedió el primer conversatorio de esta tercera edición:  «Accesibilidad en el audiovisual, situación actual y desafíos», moderado por Ingrid Carlson, coordinadora general del Festival Oberá en Cortos, quien destacó la importancia trabajar en la concientización del sector audiovisual en cuanto a accesibilidad en las producciones  y estar en contacto con las instituciones, realizadores y público que se involucra en estos procesos.

La charla contó con el trabajo como intérpretes de Paola Maidana y Miriam Rosana Gyoker, estudiantes avanzadas de la carrera Intérprete Universitario (UNaM) quienes compartieron su experiencia como profesionales del área viviendo la accesibilidad en primera persona, pudiendo entender la importancia de que todas las personas tengan la posibilidad de percibir una experiencia completa de lo que están recibiendo.

Expuso Damián Laplace, del Programa Cine Inclusión INCAA, quien compartió experiencias con proyecciones accesibles y el equipamiento de espacios INCAA en todo el país con aros magnéticos, sistema para que las personas con hipoacusia puedan escuchar las películas y su visión acerca de cómo mejorar las audiodescripciones para aportar riqueza a las narraciones e interpretaciones, lo que supone la necesidad de que la accesibilidad se encuentre contemplada desde el plan de producción de las obras. En ese sentido, propuso la realización de capacitaciones al sector audiovisual.

Por otro lado, Sofía Vaccaro, realizadora audiovisual, expuso su experiencia llevando a cabo la película «¿Qué ves? Ecos de lo invisible”, primer documental estrenado en cine con una copia accesible en Argentina que invita a reflexionar sobre el lugar que ocupan los sentidos para el ser humano a través de varios personajes, entre ellos dos niños ciegos y otros con un bajo grado de visión a través de los cuales se puede conocer diversos modos de percibir.

Sofía contó que a partir de tomar la decisión de que el documental cuente con el formato accesible, comenzó un proceso en el cual primero se hubo que conocer las herramientas con las que debía contar la obra para ser accesible y luego a la gente indicada para hacerlo, logrando una audiodescripción que no resulte robótica sino agradable de escuchar; para esto último, Sofía contó participó en el guión de la audiodescripción, teniendo en cuenta la transmisión del universo poético de la película.

Por último, celebró el hecho de estar hablando de la temática en varios festivales de cine, aunque aún sean muy pocos y remarcó la necesidad de estar atentos a incorporar estos debates y espacios de cine accesible en todos los festivales, para lo que los realizadores deben contar con las herramientas indicadas y estar en contacto con el público que las utiliza.

Yanina Boria, coordinadora del área Accesibilidad a la Información y a la Comunicación de la Dirección Nacional de Inclusión – Agencia Nacional de Discapacidad, celebró también el espacio de la accesibilidad en el audiovisual ya que las obras pueden y deben considerar la perspectiva accesible desde el primer momento

Invitó a pensar el hecho de que, si una obra no es accesible, se está excluyendo a gran parte del público y es por esto que la accesibilidad es una condición necesaria para el ejercicio del derecho al esparcimiento, ocio y acceso a la cultura.

“Es interesante empezar a pensar que los espacios culturales son los que compartimos con gente que queremos, familiares y amigues; en este caso, el cine. Es un buen paso que exista este espacio y que estemos pensando en cómo hacer al cine accesible”.

También reflexionó sobre cómo pensar a la accesibilidad como un componente estético audiovisual más: “la accesibilidad puede ser estética, comunicativa, un espacio creativo en el que personas de diferentes profesiones piensen cómo lograrlo, generando contexto para que otras personas ejerzan sus derechos y contenidos creativos, estéticamente interesantes y accesibles a todo el público.”

Para cerrar, Yanina compartió su visión sobre el desafío que se tiene de idear, desde el estado con productoras y productores y usuarios, estrategias para que la accesibilidad sea parte de la producción desde su desarrollo y planificación.

También expusieron David Babi y Belén Giménez, activistas por los derechos de las personas con discapacidad desde el Movimiento Estudiantes en Unidad (UNaM), que comenzó por la percepción de problemas concretos por parte de alumnos ciegos, hipoacúsicos y sordos y la consecuente necesidad de demandar accesibilidad en las clases.

Compartieron su experiencia en el trabajo de guionado y locución de audiodescripción para la muestra accesible de FAVEPP, que será transmitida el domingo en El Parque Paraguayo entre las proyecciones que comenzarán a partir de las 18:00 hs. y estará disponible en FAVEPP PLAY durante toda la semana del festival en el link: http://favepp.com.ar/play/favepp-accesible/

Reflexionaron sobre la perspectiva en la locución de la audiodescripción, planteando que se debe buscar una subjetividad sutil con voces que resulten amigables e inviten a participar de la historia para comprender toda la narrativa.

Respecto al trabajo del movimiento, Belén comentó que “es uno de los primeros movimientos en Misiones que está conformado por personas con discapacidad y realiza acciones concretas entre los integrantes del grupo y hacia afuera”

Para cerrar, destacaron la importancia de que las producciones sean pensadas accesibles desde el principio, lo que genera un contenido muy diferente a obras que son accesibilizadas después de haber sido realizadas.